Los caracoles a la llauna en Lleida son un manjar demandado por una gran cantidad de clientes año a año. El caracol se trata de un alimento muy presente en la dieta mediterránea. Por tanto, en la crianza de un buen caracol deben darse una serie de factores que son esenciales para que, a la hora de su ingesta, este esté sabroso.

Si te encuentras en la búsqueda del maravilloso plato de caracoles a la llauna en Lleida, en el presente post te acercamos a una serie de notas que debes saber en relación con la buena crianza de un caracol.

En primer lugar, para una buena crianza y desarrollo de este animal se necesita un cuidado delicado y constante. Existen granjas en España que se desarrollan desde mediados del mes de marzo hasta más o menos finales de año.

Además, el terreno donde se desarrolla el caracol también es vital en su buena formación. El caracol necesita unas condiciones protegidas del viento y a la sombra. Por ello, para un buen crecimiento de este animal se requieren plantas como árboles que otorguen un clima fresco y no con excesiva luz. Se requiere por tanto una zona húmeda y relativamente elevada. Este es el entorno ideal para la crianza de un caracol sano y en perfectas condiciones.

Además, necesitas agua en condiciones especiales para la hidratación del caracol, pues son animales que precisan este líquido para un buen desarrollo. Por tanto, en tu explotación debes contar con una buena fuente de agua constante. Agua limpia, clara y sana.

Otra de las cuestiones que debes tener en cuenta es la variedad de caracol que vas a criar. No todos necesitan las mismas condiciones. Por ello, debes informarte bien antes de proceder.

En Lo Tennis somos expertos en la cocina de caracoles.